No renunciemos a ninguna parcela de nuestro pasado

Hoy 156 personas se dieron cita, aforo completo, en la sala del CMI del Llano de Xixón para profundizar en nuestra historia reciente, una historia que no podemos olvidar, a través del documental L’escaezu de les piedres dirigido por Omar Tuero. El comprometido director cuenta en su documental la existencia de los campos de concentración que se levantaron en Asturias para presos políticos republicanos y que una vez finalizada la guerra, se reconvirtieron en campos de prisioneros gubernativos para alojar a los “desafectos” del régimen.

L’escaezu de les piedres es un proyecto de la productora Covenant Audiovisuales en colaboración con FAMYR (Federación Asturiana de Memoria y República), entidad que apoyó su producción y desde donde trabajan para atender a los supervivientes y a las familias de los represaliados, investigar y divulgar de forma rigurosa la historia de la lucha contra el franquismo. El documental se estrena en esta XII edición de MUSOC deseando que su andadura continúe por el mayor número de festivales posible.

Rafael Velasco de FAYMR nos acompañó en la presentación de la proyección y en el posterior encuentro con el público, junto a Begoña Collado, directora de Memoria Democrática del Principado de Asturias y María Eugenia Castiello, hija, nieta y sobrina de prisioneros republicanos del campo de Arnao, Castropol. Un encuentro muy participativo y emotivo donde se agradeció el trabajo realizado, se valoró la necesidad de trasladar a las aulas de los institutos esta parte de la historia casi borrada por el régimen franquista y la invisibilidad en la posterior transición, donde se comentó la existencia, no descrita en el documental, de los comedores de huérfanos existentes en la época donde los menores sufrían humillaciones y situaciones de acoso por parte de los adeptos franquistas y donde se comparó el cinismo del régimen franquista con el cinismo político actual. María Eugenia Castiello nos enterneció a todas y todos con sus lágrimas de emoción.

Verdad, Justicia, Reparación y Garantía de no repetición

Diferentes historiadores y expertos nos van dando datos y detalles a lo largo de todo el documental: Pablo Alcántara, por ejemplo, nos explica el sistema de impunidad establecido para las autoridades franquistas; Fernando García Rodríguez nos describe la situación en Arnao; Cristian Rangel nos habla del campo de concentración de Grao; Pablo Martínez Corral de la Vidriera de Avilés; Amaya Caunedo y Mónica García Fernández nos explican la situación de las mujeres reclusas; Ramón García Piñeiro nos habla del campo de Candás y Carlos Hernández de Miguel nos explica cómo nace la idea de estructurar estos campos de internamiento.

El sistema de represión franquista fue brutal y premeditado. No se contemplaban los derechos internacionales de los prisioneros. Los franquistas no esperaban que la guerra fuese a ser tan larga, de ahí su idea de la provisionalidad de los campos cuyos emplazamientos se buscaban alejados de los núcleos de población. Se calcula que en toda España hubo más de 300 campos. En Asturias no se llega al consenso de una cifra porque, dependiendo del historiador, el concepto de campo de concentración varía, pero se calcula que alrededor de unos 15.

Así estos campos se convirtieron en lugares de exterminio, no sólo por los asesinatos a punta de bala sino por todas las muertes fruto de las torturas, hambre, frío, enfermedades, epidemias…

Con la Inspección de los campos de 1937, Franco pretende aprovechar y rentabilizar a estos hombres y mujeres aquí recluidos y así fueron utilizados como mano de obra en carreteras, en las tareas del campo e incluso en empresas privadas. Se explica también cómo clasificaban a los prisioneros en tres grupos; reaprovechables, dudosos y desafectos. Se explica el papel que ha jugado la Iglesia, de los avales para liberar a los familiares, a veces con dinero e incluso con “favores sexuales” como único medio de liberar a un ser querido. Se habla de una conquista absoluta de lo militarizado a lo civil. El documental pone de relieve que nunca ha habido una verdadera política para conocer toda la información y analizarla.

En fin, este documental nos cuenta tantas y tantas verdades del franquismo y de su completa impunidad, de nuestras gentes y de las miserias que han tenido que pasar de una manera tan clara y enriquecedora que no se puede, ni se debe, dejar pasar. “ Las voces se han ahogado en la transición, ahora hay que conocerlas, es parte importante para poder construir nuestro presente”.


Entrevista con Omar Tuero, director de la película:

En colaboración con: