No existe lucha ni vida sin nosotras

El colectivo sociocultural Les Filanderes amadrinó la proyección de Mujeres del Alba, dirigida por Jimena Montemayor en el Nuevo Teatro de La Felguera. Una obra que forma parte de la sección “Creadoras Mirando al Sur” y que es un gran ejemplo de la capacidad de las cineastas para ofrecer una mirada única y enriquecedora hacia las historias que emergen del sur global. Jimena Montemayor, con su destreza narrativa, nos lleva más allá de las fronteras geográficas para explorar la complejidad de las experiencias femeninas en el contexto de la historia y la resistencia.

En la pantalla se crea una atmósfera única y fantástica que se entrelaza con la crónica histórica. Esta decisión estilística embellece la película visualmente y agrega una dimensión simbólica y mítica a la participación de las mujeres en la lucha por los derechos y libertades. La naturaleza se convierte en una aliada crucial para estas mujeres, proporcionándoles fuerza y una conexión profunda. La fusión de elementos fantásticos y la historia política nos invita a reflexionar sobre la resistencia y la importancia de preservar tanto la historia como la conexión espiritual con la tierra.

La participación activa de las mujeres es esencial para la existencia misma de la lucha.

La historia destaca el papel fundamental de las mujeres en la guerrilla. Aunque se habla solo de guerrilleros, las mujeres desempeñaban roles esenciales. Ellos podían irse porque ellas  asumían responsabilidades cruciales. 

No existe lucha ni vida sin nosotras, estas palabras sencillas pero contundentes, aparecen en uno de los rótulos finales como cita de una de las mujeres protagonistas. Resume en pocas palabras la realidad que retrata la película, subrayando que la participación activa de las mujeres es esencial para la existencia misma de la lucha y la vida en aquel y en cualquier contexto histórico.

En colaboración con: