Lucha antirracista: de lo simbólico a lo estructural

Ayer tuvo lugar en el local social Cambalache, esa aldea gala de resistencia cultural en Uviéu, la última sesión de La palabra filmada de este MUSOC. Dialogaron el libro Capitalismo racial (Arun Kundnani, editado por Cambalache) y el cortometraje La gran obra (Alex Lora, 2023). Y lo hicieron en gran sintonía (no se pueden contar detalles para evitar el spoiler) porque lo cierto es que el corto de Lora sirvió para ejemplificar de manera muy nítida las principales tesis que sostienen los artículos recopilados en el libro de Kundnani. 

Estas tesis fueron explicadas ante el público por Ainhoa Nadia Douhaibi Arrazola, editora y prologuista del mismo, que se conectó online para contarnos detalles interesantes sobre esta publicación. “Capitalismo racial interrumpe dos conversaciones; por un lado, la del marxismo ortodoxo y europeo, que vincula el discurso anticapitalista únicamente a la lucha de clases y a la relación salarial, sin tener en cuenta otros parámetros como el legado colonial. En segundo lugar, interrumpe la deriva liberal del antirracismo, un antirracismo idealista que se queda en lo simbólico, en lo identitario, sin tener en cuenta las grandes estructuras, el racismo institucional”

El racismo de un Abascal, por miserable que nos parezca, no sirve para explicar las muertes en el Mediterráneo o la violencia policial. Necesitamos ir más allá.

Hay una lucha antirracista que se queda en lo social, en las actitudes individuales, por muy condenables que sean, con el riesgo de convertirse en una etiqueta de consumo más; el antirracismo radical va más allá y tiene en cuenta las estructuras de poder que son las que realmente ponen en peligro a las personas racializadas (violencia policial, muertes en el Mediterráneo, Leyes de Extranjería, Centros de Internamiento para Extranjeros-CIES, etc). 

En resumen, el libro se cuestiona que el capitalismo responda únicamente a criterios económicos; el racismo es un gran aliado del capitalismo en tanto en cuanto explota a personas migrantes y racializadas, aumentando significativamente con la explotación, su margen de riqueza.

Interesantísima exposición de Ainhoa Douhaibi y cálida acogida por parte de Cambalache, ya por segundo año, y que esperamos que sean muchos más.

Con la colaboración de: