El cortometraje ‘Lost at sea’ recibe el galardón de la IV Edición del Premio Chema Castiello

Un total de 180 personas llenaron los dos espacios habilitados en la Escuela de Comercio de Xixón en una sesión dedicada a reconocer la figura de Chema Castiello, comprometido activista y parte fundamental de diversas entidades sociales como el Ateneu Obreru de Xixón, el Grupo Eleuterio Quintanilla, Radio Kras y Acción en Red, donde desarrolló una intensa actividad educativa y cultural en temas como la educación intercultural, las migraciones, el refugio, los medios alternativos y la memoria democrática.

En esta edición se seleccionaron un total de 12 cortometrajes, quedando como finalistas 5 de ellos que se proyectaron este martes 16 de enero tras una presentación realizada por Idoya Martínez del Grupo Eleuterio Quintanilla, un colectivo constituido en 1994 por profesorado abiertamente partidario del ideario de la Educación Intercultural Antirracista, en el que Chema participó intensamente.

Abrió la sesión el cortometraje Mi holocausto. Philomena Franz (David Navarro, 2023), un relato en primera persona sobre la persecución y el exterminio al que fue sometido el pueblo gitano bajo el régimen nazi; le siguieron Aunque es de noche (Guillermo García López, 2023), película que llevó la Cañada Real al Festival de Cannes y que está nominado al Goya como mejor cortometraje de ficción; Donde no habite el olvido (María Clauss, 2023), historias de personas represaliadas por el franquismo a través de los relatos de sus hijas e hijos; Hijos de África (Carles Bover, Julio Pérez del Campo, 2023), testimonios de niños y niñas brujos y esclavos en Benín; y Lost at sea (Andrés Bartos, Lucija Stocevij, 2023), la persecución del grupo étnico rohingya en Myanmar.

El jurado, formado por Ana Suárez González (Acción en Red Asturies), Pedro Álvarez Menchaca (Radio Kras), Ángel Alonso Domìnguez (Ateneu Obreru de Xixón), Idoya Martínez Díaz-Monasterio-Guren (Grupo Eleuterio Quintanilla) y Carmen Díaz-Faes Rodil (FICX), otorgó el IV Premio Castiello al cortometraje Lost at sea, con la entrega al director Andrés Bartos de un galardón y una cantidad de 600 euros.

En la deliberación, se valoró profundamente la capacidad de la película para dar un enfoque único por medio de la animación, evitando el efectismo y dándole, gracias a ella, un enfoque más realista, transmitiendo así, de una manera muy especial, la esencia de sus protagonistas. Por su uso ingenioso del color, que no solo ha embellecido visualmente la obra, sino que también ha contribuido a la comprensión de las distintas atmósferas que transcurren durante el film, enriqueciendo la experiencia cinematográfica. También por su habilidad en el uso de la música para jugar con el tiempo en la narración. Por la valiente elección de abordar una tragedia olvidada y darle visibilidad, estableciendo una denuncia conmovedora pero necesaria, sin perder de vista un mensaje de esperanza. Por rescatar esta historia del olvido, otorgándole un merecido espacio en la conciencia colectiva y generando una reflexión profunda sobre su temática. Adicionalmente, se reconoce la facilidad con la que la película puede ser utilizada en materia didáctica, debido a la diversidad de temáticas abordadas. La concreción y profundidad de la narrativa en un tiempo relativamente breve la convierten en una herramienta educativa potente y accesible.Así mismo, el jurado quiso destacar y hacer una mención especial a la película Aunque es de noche, destacando su innovadora realización, con un enfoque distintivo y cautivador. Este coraje narrativo no solo enriquece la trama, sino que también contribuye a la relevancia y resonancia emocional de la obra, así como al valor de sus interpretaciones. En la misma línea, por su capacidad para ofrecer lecciones y perspectivas valiosas, convirtiéndola en una herramienta educativa significativa, añadiendo una capa adicional de mérito a su contribución cinematográfica.

La sesión estuvo dedicada a reconocer la figura de Chema Castiello, comprometido activista que desarrolló una intensa actividad educativa y cultural en temas como la educación intercultural, las migraciones, el refugio, los medios alternativos y la memoria democrática.

Una vez recogido el premio, Andrés Bartos mantuvo un encuentro presencial con el público, agradeciendo el reconocimiento y recordando a una parte del equipo implicado en la creación artística de Lost at sea: su compañera en la dirección Lucija Stocevij, el protagonista Muhib, el dibujante Richard Swarbrick y el poeta y activista Mayyu Ali, que trabaja en el campo de refugiados de El Bazar de Cox, en Bangladesh, donde se encuentran la mayor parte de los refugiados rohingyas.

Un necesario relato de la minoría rohingya que lleva décadas sometida a todo tipo de vejaciones, violencia y explotación en Myanmar debido a las políticas de exclusión sistemática impuestas por los sucesivos gobiernos.

Con la colaboración de: