Acompañando el duelo de León y Julia

En la segunda sesión de MUSOC en el Nuevo Teatro de La Felguera (tercera ya en Llangréu), unas 91 personas se acercaron a ver León, amadrinada por el colectivo Les Filanderes, y a conversar vía online con Papu Curotto, uno de los codirectores de la película. Como parte de la sección Tránsitos, León narra la historia de Julia que, tras perder a su pareja, Barby, que es la madre biológica de su hijo, se ve confrontada no sólo por el duelo, sino también por los familiares y cercanos que cuestionan su lugar como madre de León y su lugar en la familia.

Pocas veces se encuentran películas con la habilidad para acompañar el duelo de la pérdida de un ser querido y la ruptura de una familia con tanta sensibilidad y cariño como León. A través de Julia nos muestra como la muerte atraviesa nuestras identidades y nuestros cuerpos de formas profundamente políticas al verse sometida constantemente a las miradas del resto del mundo que le hacen sentir que lo que queda de su vida ya no es suyo por no ser la madre biológica de su hijo o por ser lesbiana.

Luchando por seguir adelante, Julia busca recomponer su vida ante la incertidumbre en la que se encuentran todos los espacios que había creado y compartido junto a Barby: los problemas económicos de mantener el restaurante que juntas abrieron, la relación con su hijo y su custodia, que su suegra y el padre biológico tratan de arrebatar, la posibilidad de darle una despedida a la que fue su compañera de vida… A través de pequeños y sencillos gestos, esta película argentina construye un relato sobre cómo la ausencia de un ser querido también es perder parte del cuerpo de una misma, sin la necesidad de ser un drama desgarrador y desolador.

La muerte atraviesa nuestras identidades y nuestros cuerpos de formas profundamente políticas.

Tras la película, Papu Curotto nos contó cómo la película, en un largo proceso de producción, perdió la posibilidad de realizar una coproducción con Brasil ante el ascenso de la ultraderecha con Bolsonaro. También nos habló de cómo la crisis económica permea en la historia de la película y sus personajes; cómo los cambios en el poder han influido decisivamente en la aceptación del colectivo cuir y sus derechos, pudiendo apreciar cómo la presidencia de Milei pone en riesgo los derechos del colectivo y aumenta la hostilidad social; sobre la importancia de la ley del matrimonio igualitario, que allá en Argentina o aquí en España, permiten acceder a derechos básicos de familia y herencia a las personas cuir que hasta hace muy poco no tenían.

Además, pudimos hablar también de los espacios de afecto y cuidado que atraviesan la película, como la comida o el cariño y el cuidado que una a la familia y nos recuerdan que, ante la insoportable soledad de vivir en este sistema, cuando nos aceptamos y vivimos juntas es más fácil ser fuertes y reconstruir la vida.

Con la colaboración de: